miércoles, 23 de octubre de 2013

LOS AMOS CALCULAN CON AVARICIA EL PRECIO DE SU PROPIA SANGRE